¿Cocina abierta o cerrada?

Cocina abierta o cocina cerrada. Cocina abierta… Si vas a arreglar tu cocina y dudas sobre si esta opción es la que más te conviene, en este post te explico cuáles son sus ventajas e inconvenientes. Para que tu decisión no se base solo en decidir al azar una de las dos alternativas como quien deshoja una margarita.

Si estás mirando para reformar tu cocina y sustituirla por una más moderna seguro que habrás visto ya multitud de imágenes con cocinas abiertas al salón. De hecho, proliferan bastante en las redes sociales.

La cuestión está en saber si de verdad es útil que tengas en casa una cocina de ese tipo.

Por eso, en este artículo te explico cuáles son sus ventajas en inconvenientes con respecto a una cocina tradicional. Para que puedas decidir si esta solución es la que más te conviene.

¿De dónde vienen las cocinas abiertas o americanas?

Una cocina abierta o americana es aquella que no está separada del resto de estancias en una habitación aparte, sino que forma un conjunto con el salón o con la habitación principal de la vivienda.

Además, como bien indica su nombre, las cocinas abiertas se han utilizado desde hace mucho tiempo en las viviendas americanas.

De hecho, juega un importante papel en una de las series de televisión más famosas de Estados Unidos como lugar en el que se reúnen todos sus personajes.

La cocina abierta de Friends
¿Te suena esta cocina?

Hasta hace poco este tipo de solución no era nada demandada en España. Pero lo cierto es que las cosas están cambiando.

Las casas cada vez son más pequeñas. Y los muebles de cocina cada vez más sofisticados y elegantes. Perfectos para integrarse en otras habitaciones más importantes como el salón.

¿Qué es una cocina semi abierta?

Algunos expertos llaman cocinas semiabiertas a aquellas que, aunque están abiertas al salón, cuentan con ciertos muebles bajos que hacen de separación entre ellas y la estancia principal a la que pertenecen.

Estos muebles pueden formar una isla en la cocina o una zona de taburetes altos para desayunar, por ejemplo. Así se consigue conectar la cocina con el salón y, al mismo tiempo, mantener dos espacios más o menos separadas.

¿Qué ventajas tiene una cocina abierta?

Como puedes ver, las cocinas abiertas han pasado de ser algo más que una simple moda o un capricho. Es más, pueden ser una muy buena solución para tu casa porque te permiten lo siguiente:

Obtienes una sensación de más amplitud en tu casa.

Si tu vivienda no es muy grande, incorporar la cocina a tu salón te permite crear una habitación de mayor tamaño.

Tu casa parecerá más grande, aunque tengas los mismos metros cuadrados que antes.

Cocina abierta con taburetes

Consigues que entre más luz natural en la cocina.

Cuando no hay suficiente espacio para adosar todas las habitaciones a la fachada, una de las zonas que se suele quedar sin luz natural es la cocina.

No obstante, merece mucho la pena que puedas tener luz natural en ella porque te aportará una mayor sensación de bienestar y mejorará tu calidad de vida.

Y, claro, una de las mejores maneras de conseguirlo es uniéndola con el salón y aprovechando la luz del exterior que recibe de éste.

La puedes utilizar como lugar de reunión de tu casa.

Es un hecho: si tienes tu cocina en una habitación independiente entrarás en ella solo cuando tengas que cocinar o comer.

Pero si la tienes integrada en el salón es probable que la utilices en más ocasiones.

Por ejemplo, si organizas una cena puedes tomarte aquí un aperitivo antes de sentar a tus invitados en el comedor. O puedes hablar con tu pareja cuando está en el salón mientras tú preparas la comida.

Tener la cocina abierta hacia la estancia principal de tu casa favorece las interacciones sociales y transforma este espacio de una simple zona para cocinar en un lugar en donde charlar y conectar con otras personas.

Cocina con lámparas

Las desventajas de una cocina abierta y por qué puede que te interese más una tradicional o cerrada.

Pero no todo pueden ser beneficios.

Como cualquier otra cosa en la vida, tener una cocina abierta al salón también supone una serie de inconvenientes. Y algunos de ellos puede que hagan que tengas que replantearte si esta opción es la más adecuada para ti o quizás debas optar por una cocina tradicional cerrada.

Una cocina abierta te obliga a mantenerla siempre ordenada.

Si eres de esas personas a las que les cuesta mucho recoger después de haber cocinado puede que te interese más separar tu cocina del salón.

Así cuando no quieras recoger siempre podrás cerrar la puerta y no tenerlo todo a la vista. No es la solución ideal, pero al menos no te agobiarás con tanto desorden.

En cambio, con una cocina abierta al salón el orden cobra mucha más importancia, pues será un espacio que siempre tendrás a la vista.

En la cocina siempre hay ruido.

Así es. Puede que tú quieras leer tranquilamente en tu salón, pero que no puedas porque oyes el ruido que hace la otra persona cuando está cocinando. O el de los electrodomésticos cuando se ponen en funcionamiento.

De hecho, algunos los sonidos más molestos que se producen en tu casa provienen de estos aparatos. En especial de la lavadora.

Así que, si optas por abrir tu cocina al salón una de las cosas que te recomiendo es que te plantees cambiar de ubicación la lavadora para que no tengas que sufrirla cuando esté centrifugando.

Puedes habilitar un armario para colocarla. O instalarla en el baño en caso de que tengas suficiente espacio.

Eso sí, habrá otros electrodomésticos como el lavaplatos o la campana extractora que deberán quedarse en tu cocina. Y, aunque puedes comprarlos especialmente silenciosos, la realidad es que siempre harán algo de ruido.

Cocina abierta de diseño

Los olores se extienden más fácilmente.

Imagina que un sábado decides cocinar un pollo asado en el horno, ¿qué crees que ocurrirá en menos de media hora?

Pues que con una cocina abierta todo tu salón terminará oliendo a pollo. Y lo mismo sucederá con el pescado, la coliflor o los filetes a la plancha.

Por eso, para que no te molesten los olores que se producen al preparar comida en una cocina de este tipo, es imprescindible que dispongas de una campana extractora con potencia.

Y que ventiles tu salón después de cocinar para asegurarte de que expulsas de tu casa todos los malos olores, aunque en el exterior la temperatura no sea la más agradable.

Cómo aprovechar a la vez las ventajas de una cocina abierta y evitar la mayoría de sus inconvenientes.

Cocina con cristalera negra

Como ves, tener una cocina abierta supone asumir una decisión que trae consigo tanto ventajas como inconvenientes a partes iguales.

Pero ¿sería posible que tuvieras casi todas las ventajas de una cocina americana sin tener que sufrir los molestos ruidos y los malos olores?

La respuesta es sí. Existe una solución intermedia.

Las cocinas con cristaleras.

Si lo que quieres es ganar amplitud en tu casa y mejorar la conexión de la cocina con el salón una muy buena solución es que optes por separar estas habitaciones mediante cristaleras correderas.

De esta manera consigues lo siguiente:

  • Obtienes una habitación visualmente más grande, puesto que ves a través del cristal tanto el salón como la cocina.
  • Consigues que tu cocina reciba también parte de la luz natural que entra al salón desde la calle.
  • Cuando tienes algún electrodoméstico funcionando puedes cerrar las puertas de cristal para aislarlo y que no te moleste el ruido.
  • Al mismo tiempo, evitas que el olor a comida invada toda tu casa cuando estés cocinando.

Cocina abierta, semiabierta o con cristaleras. ¿Con cuál de quedas?

El mundo de las cocinas está evolucionando. Y si no quieres tener en tu casa una habitación en exclusiva para ella, en este artículo has podido ver que hay distintas maneras de integrarla con el salón y convertirla en un espacio más poroso.

Puedes abrirla completamente. O dejarla semiabierta colocando un mueble específico que la separe del resto.

En ambos casos tendrás que valorar si la amplitud que ganas y la posibilidad que adquieres de usarla como lugar de reunión te compensan los ruidos y los olores a comida que tendrás en tu salón el resto del tiempo.

Sin embargo, también tienes la opción de mantenerla en su habitación y unirla al salón con una cristalera corredera. Esto te permite tener más conexión con la habitación principal de tu casa sin todos sus inconvenientes.

Eso sí, para que una cristalera de este tipo funcione es imprescindible que esté bien ejecutada. Y que el profesional que contrates haya hecho una buena supervisión de tu obra para que consigas la cocina que te necesitas.


P.D.: Las fotografías que ves las he sacado de Unsplash o Pinterest. Si eres el propietario de alguna avísame y estaré encantada de nombrarte en el pie de foto o retirarla si lo prefieres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra aquí las herramientas que te ayudarán a conseguir un hogar a medida