La influencia del color en la decoración de tu casa

El color es uno de los recursos más poderosos que puedes utilizar para conseguir que un espacio de tu casa tenga vida. En este post te cuento cómo puedes utilizarlo en la decoración de tu hogar para sacarle el máximo partido.

¿Recuerdas cómo eran los restaurantes de McDonald’s por dentro cuando eras pequeño? Como buena cadena de comida rápida en su interior abundaban las paredes y el mobiliario en tonos rojos.

Su objetivo no era otro que incitar a sus clientes a que engullesen a toda velocidad sus hamburguesas para que liberasen las mesas lo antes posible y pudiesen ser ocupadas por nuevos comensales.

Sin embargo, hace más de una década que la decoración del interior de sus establecimientos cambió por completo.

Ahora predominan los tonos tierra y los verdes. Con esto invitan a sus usuarios a tener una experiencia más relajada y ponen en valor el giro que han dado como marca hacia una comida más saludable y respetuosa con el medio ambiente.

 Y todo esto cambiando únicamente sus colores. Fíjate.

Vista interior de un Mc Donalds

Si una gran empresa como esta es capaz de conseguir este efecto imagina lo que puedes hacer tú en tu casa si utilizas los colores con estrategia.

En este post aprenderás cómo combinar colores para conseguir un acabado armonioso en tu casa que refleje a la vez tu personalidad y tu estilo de vida.

Vamos a ello.

¿Qué importancia tiene el color en la decoración de una casa?

En un hogar con una buena distribución y gran cantidad de luz natural un uso acertado del color puede suponer la guinda que dé vida a un espacio y remate ese proyecto.

Al mismo tiempo, su utilización de manera incorrecta puede dar lugar a un ambiente demasiado estridente u oscuro en el que no te vayas a encontrar a gusto.

Escoger los tonos adecuados para tu casa es, por tanto, una tarea fundamental para que consigas crear la atmósfera que tu hogar necesita. Y para aprender a elegirlos lo primero que debes conocer es qué sensaciones te transmite cada uno.

El significado de los colores.

Ejemplos de colores

Aunque no te des cuenta, a cada color le asocias una percepción y un significado distinto. Es algo que depende del entorno y la cultura en la que hayas crecido.

En occidente, los más importantes son los siguientes:

  • Rojo: transmite rapidez, estímulo y sensación de alerta.
  • Naranja: es el color de la calidez, de la alegría.
  • Amarillo: aporta alegría como el naranja, pero sobre todo energía.
  • Verde: es un color que se relaciona con la concentración y la naturaleza.
  • Azul: produce relajación y refresca los espacios porque está asociado al agua.
  • Marrón: provoca seguridad y tranquilidad.
  • Blanco: es el color de la pureza, de la limpieza.
  • Negro: transmite elegancia.

Eso sí, para que estos colores transmitan su efecto es necesario que los hayas combinado de manera correcta. Sólo así conseguirás mejorar el confort de tu hogar.

El color y el bienestar.

Como has visto en el apartado anterior, a cada color se le asigna un significado de manera inconsciente. Esto te puede resultar muy útil a la hora de escoger cuáles van a ser los predominantes en las distintas habitaciones de tu casa.

Por ejemplo, si estás pensado en decorar un dormitorio tiene mucho más sentido que utilices tonos que invitan a la relajación y el descanso, como los azules, en vez de colores que provocan alerta o energía, como los rojos o amarillos.

Evidentemente, no hay ninguna regla escrita que te prohíba usar los colores que consideres en cada estancia. Pero si van coordinados con lo que transmiten sus efectos se verán multiplicados y resultarán muy positivos.

Vista de un dormitorio en tonos azules

Los colores en tendencia cada año.

¿Te has fijado en que, de pronto, un verano empiezas a ver cosas de un determinado color por todas partes? Tazas, jarrones o camisas. Parece como si todas las tiendas se hubiesen puesto de acuerdo.

¿Cómo es posible? Pues, aunque no lo creas, porque cada 365 días hay alguien que decide cuál va a ser el color de moda para el siguiente año.

El color del año según Pantone.

En el mundo de las pinturas y los colores hay varias empresas que cada año publican su tono predominante. Entre ellas destaca Pantone, cuyas prescripciones de color siguen miles de diseñadores cada año.

Así, por ejemplo, en 2019 el color elegido por esta casa fue el Pantone 16-1546, o sea “Living Coral”, en 2020 el 19-4052 “Classic Blue” y en 2021 fue un combo formado por dos colores, uno gris y otro amarillo, el 17-5104 “Ultimate Gray” y el 13-0647 “Illuminating”.

Los colores Pantone

Como te puedes imaginar el mundo de la decoración y el interiorismo no es ajeno a estas modas. Cada año muchos diseñadores y casas de muebles se inspiran en el color del momento para crear todo tipo de objetos de uso cotidiano.

Sin embargo, a la hora de elegir los tonos para decorar tu hogar te recomiendo que no te fijes tanto en el que sea el predominante ese año. En especial, si vas a aplicar color en las paredes o muebles más importantes de tu casa.

Para esos elementos que vas a conservar durante mucho tiempo es mejor que elijas los colores que a ti de verdad te gustan y los combines de manera adecuada.

¿Cómo distribuir los colores en una casa?

Imagina que has decidido utilizar estos tonos para tu casa:

Ejemplo de paleta de colores

¿Sabes en qué proporción conviene que utilices cada uno de estos colores? Una buena opción es clasificarlos en tres categorías en función de su intensidad y la frecuencia de uso: los principales, los secundarios y los de acento.

Los colores principales.

Estos son los que más se emplean en las paredes, suelos o techos de tu casa por superficie. Por eso nunca son los tonos que más destacan, sino más bien al contrario.

Uno de los que siempre se utiliza como principal es el blanco porque aporta luminosidad a los espacios sin sobrecargarlos.

En este ejemplo puedes usarlo para las paredes y los techos. Y combinarlo con otro neutro para el suelo como una madera de color claro, por ejemplo.

Los colores secundarios.

Los secundarios son aquellos colores un poco más intensos que los principales y que sirven para complementarlos y dar algo de contraste.

No te aconsejo que utilices como secundarios los colores más intensos de tu paleta, puesto que estos son los que vas a aplicar en los muebles más importantes de tu casa como los sofás, las mesas o las estanterías.

Si utilizas un color demasiado llamativo para estos elementos corres el riesgo de cansarte de él al poco tiempo. Por eso es mejor que sean más discretos, pero no tanto como para no destacar frente a los principales de tu casa.

Siguiendo con el ejemplo anterior, como color secundario puedes elegir el gris medio para un sofá. Si eres más atrevido, también puedes pintar media pared del azul oscuro, por ejemplo.

Los colores de acento.

En este último grupo se ubican los colores que le dan más personalidad a la estancia. Son los tonos más vivos y los que debes utilizar en mucha menos cantidad que los anteriores.

Te recomiendo que los utilices sobre todo para textiles y accesorios como cojines, alfombras o jarrones. De esta manera, si dentro de unos años te cansas de ellos y quieres cambiarlos te resultará mucho más fácil y menos costoso.

En este ejemplo, podrías utilizar como color de acento el azul más intenso y distribuirlo por tu casa en diferentes detalles.

Botellas azules

Cómo hacer una buena paleta de colores para interiores.

Tal y como has podido ver en el apartado anterior, para poder hacer una paleta completa de colores para tu casa conviene que tengas tonos de los tres tipos: principales, secundarios y de acento.

Puedes decidir primero cuál va a ser tu color de acento y, a partir de ahí, construir tu paleta hacia atrás hasta llegar a los más neutros.

Lo más sencillo es que elijas un solo color de acento, dos colores secundarios y dos principales. De los secundarios, uno de ellos puede ser una variante de tu color de acento, pero un poco más oscuro.

Además, ya has visto que los colores rojos no transmiten las mismas sensaciones que los verdes, por ejemplo. Así que es importante que tengas en cuenta qué ambiente quieres conseguir para decantarte por unos o por otros.

Por último, aunque debes reservar los colores más intensos para los últimos detalles, te aconsejo que no prescindas de utilizarlos. Son los que le van a dar vida a tu casa y a hacerla diferente.

Así que, lánzate. Elige el color más te guste y utilízalo en tu hogar. Conseguirás hacerlo tuyo para siempre.


P.D.: Algunas de las fotografías que ves son propias. Otras las he sacado de fuentes como Unsplash o Pinterest. Si eres el propietario de alguna avísame y estaré encantada de nombrarte en el pie de foto o retirarla si lo prefieres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra aquí las herramientas que te ayudarán a conseguir un hogar a medida