Cómo distribuir una casa: ejemplo paso a paso.

¿Cómo hacer para distribuir una casa de manera eficiente? He aquí la pregunta del millón. En este post encontrarás el paso a paso de uno de mis proyectos para que veas cómo es mi proceso. Porque la mejor respuesta para contestar a esta duda es mostrando un ejemplo.

El proceso de diseño de una vivienda siempre es algo enrevesado. Sobre todo, porque no discurre de manera lineal.

En la mayoría de los casos empiezas con el diseño, no te convence del todo, vuelves hacia atrás, comienzas otra vez… Y así todas las veces que haga falta hasta dar con la idea que lo resuelve todo.

Es como si fueras por un camino en el que, por cada dos pasos que andas, tuvieras que retroceder al menos uno.

Por eso, para explicártelo mejor, he decidido que en este artículo te voy a contar cómo fue el desarrollo de uno de los últimos proyectos que he hecho: la casa PT.

Si ya has visto el porfolio de mi página web habrás podido ver cómo ha quedado. Pues hoy, además, conocerás cómo ha sido el paso a paso.

El estado previo.

P y T son una joven pareja que un buen día decidieron comprarse un piso en el centro de Madrid.

El inmueble en el que se ubicaba su nueva casa se había construido en el año 1955. Desde entonces su distribución y sus principales instalaciones se habían mantenido inalteradas.

Pese a tener sólo 60 metros cuadrados de superficie útil, el piso contaba con tres dormitorios, un salón, baño y cocina. Como te puedes imaginar, todas las habitaciones eran de una dimensión bastante reducida.

Además, al ser una vivienda que nunca se había reformado, había que renovar las instalaciones, cambiar los acabados de paredes y suelos, y sustituir las puertas y las ventanas por otras nuevas.

Para hacer todos estos cambios y repensar una distribución que se adaptase a sus necesidades, los nuevos dueños decidieron contactar conmigo.

PT_estado actual

La primera reunión.

Lo primero que hicimos fue tener una entrevista. En ella hablamos de cómo estaba su casa en ese momento, qué cosas les gustaban y cuáles era imprescindible que cambiaran.

Las principales conclusiones de aquella reunión fueron las siguientes:

  • Les encantaba toda la luz natural que tenía el salón. Por suerte para ellos parte de las ventanas de su nuevo piso daban hacia una calle ancha y bien iluminada.
  • Además, necesitaban un espacio para poder trabajar en casa que, a poder ser, estuviera separado del salón y recibiese mucha luz natural.
  • En cambio, lo que menos les gustaba era que hubiese un largo y oscuro pasillo para acceder al baño y a la cocina que, por otro lado, les parecía demasiado pequeña.
  • Tampoco les convencía que no hubiese una zona de entrada más amplia en donde poder quitarse el abrigo nada más llegar a casa o cambiarse de zapatos.

Todas sus ideas me parecieron más que razonables. Así que con estos datos me puse a trabajar.

El proceso de diseño.

Lo primero que hice fue un levantamiento del estado actual del piso para conocer las medidas exactas de todas las habitaciones, la ubicación de los pilares y la situación de las instalaciones principales.

Como este piso tenía calefacción central una de las cosas más importantes que había que saber era en dónde estaban colocadas sus bajantes. Al ser una instalación comunitaria no se podían cambiar de sitio.

Tampoco se podían alterar de posición ni los pilares ni los patinillos de instalaciones.

Así que, una vez ubiqué todos los elementos que se tenían que quedar fijos, comencé a pensar en cómo podría ser la nueva distribución.

PT elementos fijos

Los primeros bocetos.

Como ya te he explicado, repensar la distribución de una casa es una tarea intensa y complicada. Y este caso no fue una excepción.

Empecé organizando la zona de la entrada, que era lo que tenía más claro. Para que fuera un espacio más grande y no un simple pasillo pensé en cambiar la cocina de sitio, acercarla más al salón y colocar en su lugar un baño más pequeño.

En estos primeros intentos probé también a colocar dos baños en la casa, uno de ellos a ser posible con acceso directo desde el dormitorio principal.

El problema era que no resolvía uno de los principales inconvenientes de la casa: el largo y oscuro pasillo. Además, contar con dos baños y una entrada más grande hacían que la cocina siguiera siendo minúscula.

Tampoco quedaban bien colocadas algunas de las bajantes de calefacción. Sobre todo, la que estaba colocada en el dormitorio principal, que quedaba demasiado cerca de la puerta.

PT boceto 1
PT boceto 2

Ninguna de estas distribuciones me convencía. Y sabía que tampoco les gustarían a los propietarios.

¿Cómo podía solucionarlo? La respuesta llegó con una palabra: simplifica.

La idea clave.

A veces hay que despegarse un poco de los proyectos. Salir a la calle y hacer otras cosas para poder volver con nuevos aires a pensar en el trabajo que estás haciendo.

Eso mismo fue lo que ocurrió en este proyecto.

Llegó un momento en el que me atasqué y no sabía cómo continuar. Así que salí a dar una vuelta y, mientras estaba paseando por la calle, encontré la solución.

¿Por qué no eliminar el largo pasillo uniéndolo a la cocina? De esta manera conseguiría dos cosas en una: quitarme ese distribuidor de en medio y tener una cocina mucho más grande.

También me di cuenta de que debía prescindir del segundo baño. Así el único que quedaba sería más grande sin perjudicar a la cocina. Y podría colocar en él la lavadora y que no molestase cuando estuviese funcionando.

PT planta con materiales

Estas dos decisiones formaron la idea clave. Y así es como surgió la distribución definitiva para esta casa.

La distribución final.

Si P y T te invitasen un día a su casa lo primero que verías nada más entrar por la puerta principal es la zona del recibor, en donde puedes quitarte el abrigo y guardarlo en el armario.

Aquí también tienes un banco con un mueble debajo en el que se guardan los zapatos de la casa. Y un espejo para que te des los últimos retoques antes de salir a la calle.

Desde la entrada se accede al baño, en donde encuentras también la lavadora. Así puede estar funcionando y el ruido que haga no molesta en el resto de la casa.

Una vez cruzas el recibidor pasas a la cocina. Ésta a su vez se conecta al salón por una puerta corredera de cristal que permite que se aproveche mejor la gran cantidad de luz natural que entra desde la calle.

Además, estas puertas correderas se pueden abrir por completo y así tener una zona de estar más grande para cuando vengan a la casa muchos invitados.

PT_vista salón

Por último, desde el salón de entra a los dormitorios.

El principal da al patio interior, puesto que únicamente se utiliza para dormir. El secundario mira a la calle y tiene tanta luz como la zona de salón. Es el que sirve también como despacho para poder trabajar desde casa.

La distribución perfecta de una casa.

Como ves P y T consiguieron un hogar con una distribución más moderna, en el que se intentó aprovechar cada metro cuadrado disponible para que las estancias fueran más espaciosas y estuvieran mejor conectadas.

¿Se puede logar esto en cualquier casa? Por supuesto, aunque ya has visto que no es un proceso sencillo. Se necesitan ciertas dosis de constancia, conocimientos técnicos y un poco de imaginación para cuando llegan los bloqueos.

Espero que este post te haya servido de inspiración. Puede que ahora seas tú el que te encuentres en ese punto en el que quieres arreglar tu casa y no sabes cómo.

Si es así, mi consejo es que contactes con un arquitecto para que te ayude. Podrás transformar tu casa y conseguir que se convierta en el hogar ideal para tu estilo de vida.


P.D.: ¿Conoces cuáles son los cinco pasos esenciales por los que debe pasar cualquier reforma? Descárgate aquí la guía gratuita en la que aprenderás a organizar un proyecto de reforma de manera profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra aquí las herramientas que te ayudarán a conseguir un hogar a medida