Cubierta plana vs. cubierta inclinada, ¿cuál es la mejor solución?

Si estás pensando en hacerte tu propia casa puede hayas llegado al punto en el que tienes que decidir cómo va a ser tu cubierta y aún no lo tengas claro. Por eso, en este artículo verás cómo funciona una cubierta plana y una inclinada. Para que puedas decidir con mucha más información cuál es la que más te conviene.

Si buscas en internet datos sobre las cubiertas inclinadas encontrarás muchas referencias de empresas del sector resaltando sus bondades. Y lo mismo te ocurrirá si investigas sobre las planas.

A todos los negocios les interesa destacar los beneficios de sus productos. Y las empresas de construcción no son una excepción a esta regla.

Por eso, en este artículo he querido explicarte cómo funciona cada sistema desde mi punto de vista como arquitecta. Para que puedas tener una opinión técnica e independiente sobre las ventajas e inconvenientes de cada uno.

Y para puedas decidir con más conocimiento cuál es la solución que mejor te encaja.

Vamos allá.

A qué se llama cubierta plana y a qué inclinada.

Antes de conocer en detalle cómo funciona cada tipo de cubierta, es crucial que entiendas con claridad de qué estamos hablando.

La cubierta es el remate superior de cualquier edificio. Si es inclinada formará faldones hacia las fachadas, estará rematada por tejas y tendrá canalones para recoger el agua cuando llueva.

Se suelen asociar este tipo de cubiertas a construcciones más tradicionales. Más rústicas y campestres. Y, aunque su uso es mayoritario en los edificios más antiguos, a día de hoy también puedes encontrar ejemplos de casas modernas con cubiertas de este tipo.

Por otro lado, están las cubiertas planas, que son mucho más versátiles.

Si optas por utilizar una de esta clase para terminar tu casa tendrás la posibilidad de transformarla en una terraza, convertirla en un jardín, o dejarla como espacio para situar las instalaciones que no te caben en ningún otro lado.

Cubierta inclinada moderna
Las cubiertas inclinadas también pueden utilizarse en viviendas modernas

Partes principales de cualquier cubierta.

Si lees la descripción anterior, puede que pienses que los dos sistemas son opuestos. Que no se deben de parecer en su construcción en absoluto.

Nada más lejos de la realidad.

De hecho, en España el Código Técnico de la Edificación establece que cualquier cubierta debe tener las siguientes capas con independencia de cuál sea su inclinación:

CTE Salubridad
  • Una capa estructural que sujete todas las demás.
  • Una capa que forme una pendiente suficiente como para que se pueda desaguar la cubierta cuando llueva.
  • Una capa de impermeabilización que impida que el agua penetre hacia el interior de tu casa.
  • Una capa de aislamiento térmico para proteger tu casa del frío.
  • Una capa final de remate que, como ya has visto, puede ser de teja en el caso de cubiertas inclinadas. O de pavimento, grava o tierra en el caso de las cubiertas planas.

Eso sí, el propio Código Técnico permite que las cubiertas inclinadas no tengan la capa de impermeabilización obligatoria cuando su pendiente rebase cierta inclinación.

¿Y a qué se debe esto? Pues a que cuando llueve el agua discurre con más facilidad en una cubierta con mucha inclinación. Hay, por tanto, menos riesgo de que se produzcan goteras o filtraciones hacia el interior de tu casa.

Entonces, ¿significa eso que las cubiertas planas funcionan peor? No necesariamente.

¿Cómo desaguan las cubiertas planas y las inclinadas?

Para que el agua no forme goteras y humedades en tu casa necesitas que ésta discurra y llegue por los canalones o sumideros hasta tu sistema de saneamiento. No hay más misterio.

Por eso, cuando tu cubierta no tiene inclinación suficiente el agua se estanca y se empieza a filtrar hacia el interior de tu vivienda.

En cubiertas inclinadas es muy fácil entender qué pasa con el agua: cuando llueve, ésta resbala por la pendiente hasta que llega el canalón y de ahí va las tuberías de saneamiento.

¿Qué sucede entonces con las planas?

La realidad es que las cubiertas que se definen como planas no lo son en su totalidad, sino que siempre tienen una pendiente mínima del 1%. Con esta inclinación el agua puede discurrir con facilidad hasta los sumideros al tiempo que la cubierta resulta cómoda de utilizar y su pendiente es casi imperceptible para sus usuarios.

En este tipo de cubiertas a veces es el propio pavimento que pisas el que está inclinado.

Y, en otras ocasiones, la pendiente la forma la capa inferior sobre la que se apoya. En este último caso lo que hace el agua es penetrar a través de las juntas del pavimento para llegar hasta esa capa inclinada y así discurrir por ella hasta el sumidero.

Cubierta pavimento flotante
Aquí se ve cómo el agua penetra entre las juntas del pavimento para llegar a la capa inclinada que la lleva al sumidero

Con estos datos en la mano podrías llegar a pensar que es más seguro para tu casa colocar una cubierta inclinada. Que con ella vas a tener menos problemas.

Lo malo es que esto no tiene por qué ser así. Tanto un tipo de cubiertas como el otro suelen fallar en las mismas zonas: los remates de los materiales.

Los puntos débiles que tiene cualquier cubierta.

Cubierta inclinada chimenea
Si bajo esta cubierta hubiese goteras lo más probable es que apareciesen alrededor del perímetro de la chimenea

Es muy fácil que una cubierta funcione bien en una superficie lisa, sin obstáculos. Pero, ¿qué pasa cuando en medio tienes una chimenea? ¿Cómo hay que rematarla cuando se termina en un muro?

La mayoría de las filtraciones de agua que se producen en las cubiertas aparecen en las zonas en las que sus materiales se interrumpen. Esto sucede en el extremo final de una cubierta o cuando aparece algún elemento singular en medio de ella.

Por eso, muchas de las goteras y humedades que aparecen en el interior de las viviendas lo hacen en las esquinas, cuando la cubierta llega al muro de la fachada. O cerca de los extractores de las cocinas, pues éstos terminan en la cubierta formando una chimenea.

De hecho, es mucho más importante que tu cubierta esté bien ejecutada a que sea de un tipo o de otro.

Cubierta plana o cubierta a dos aguas, ¿cuál es la que más te conviene?

Cubierta plana terraza

Como has podido ver, que la cubierta de tu futura casa esté o no inclinada no supone de por sí ninguna ventaja constructiva.

¿En qué debes basar entonces la elección de tu cubierta?

Pues, sobre todo, en tus preferencias.

¿Quieres vivir bajo unos techos singulares? ¿Prefieres disfrutar de unas vigas de madera? En este caso debes optar por colocar en tu casa una cubierta inclinada.

¿Necesitas espacio extra en donde ubicar ciertas instalaciones? ¿Te interesa disponer de una amplia terraza? Entonces te conviene más elegir una cubierta plana.

Eso sí, tal y como has leído en este artículo, para que tengas una cubierta de calidad lo más importante es esté bien construida. Que estén bien ejecutados todos sus materiales.

Solo así conseguirás que te dure muchos años.


P.D.: Algunas de las fotografías que ves son de mis propias obras. Otras las he sacado de fuentes como Unsplash o Pinterest. Si eres el propietario de alguna avísame y estaré encantada de nombrarte en el pie de foto o retirarla si lo prefieres.

Foto test portada

TEST: ¿CÓMO ES LA CASA QUE NECESITAS?

Completa este test y descubre en unos minutos cómo tiene que ser tu casa ideal y qué debes tener en cuenta para conseguirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra aquí las herramientas que te ayudarán a conseguir un hogar a medida