¿Por qué es importante la eficiencia energética en tu casa?

No te descubro nada nuevo si te digo que otra vez ha vuelto a subir el coste de la luz. Y no es un ajuste de precios puntual, sino que está claro que la energía va a valer cada vez más dinero. Así que, si estás pensando en cómo puedes hacer para gastar menos energía tienes dos opciones: consumir menos y vivir peor o mejorar la eficiencia energética de tu casa para mantener tu calidad de vida. Tú decides.

Si te pregunto cuál es la actividad humana que más contamina del mundo lo más seguro es que te vengan a la cabeza una de estas dos ideas: los medios de transporte y las fábricas.

Y sí, por supuesto que son dos sectores que ensucian el medio ambiente muchísimo.

Sin embargo, hay un tercero que suele pasar desapercibido y que es el responsable de hasta un 50% de la contaminación que se genera en las ciudades: el consumo de energía en el interior de los edificios.

Por eso, más allá de que las constantes subidas en el precio de la luz hagan que te replantees cuánto dinero gastas en energía en tu casa, también es importante que pienses de qué manera puedes contribuir a proteger el medio ambiente.

Porque es evidente que los precios de la electricidad, del agua y del gas van a seguir subiendo. En parte por cuestiones políticas y económicas y en parte porque los recursos del planeta son limitados y hay que cuidarlos.

Así que, si te interesa conseguir que tu casa gaste menos, pagues menos en todos los recibos y, por qué no, contribuyas a vivir en un entorno más sostenible, continúa leyendo porque en este artículo voy a explicarte cómo puedes conseguirlo.

Qué es la eficiencia energética de una vivienda.

Imagina que vas a comprarte una lavadora. Llegas a la tienda, el vendedor te muestra varios modelos y te explica que unos son mejores que otros porque son más eficientes. ¿Sabes por qué?

Pues muy simple: todos sirven para lavar la ropa, pero unos consumen mucha menos energía que los otros para realizar esta tarea.

Con las casas pasa lo mismo. La eficiencia energética de un inmueble viene determinada por el gasto total de energía que necesita para funcionar correctamente en el día a día.

Es decir, que para poder decir que vives en un hogar más eficiente que el de tu vecino debes consumir menos agua, electricidad o gas que él. Y además seguir teniendo en su interior una temperatura confortable o una iluminación adecuada por las noches, por ejemplo.

Así que, para reducir el gasto de energía de tu casa debes tener en cuenta dos cosas.

Por un lado, lo suyo es que tengas unos hábitos de consumo responsables. Que no quieras tener el interior de tu casa a 28º C en invierno porque malgastarás energía en demasiada calefacción, por ejemplo.

radiador verde

Y por otro, debes tener en cuenta cómo es la vivienda en la que vives y cuál es el gasto de energía mínimo que necesita para funcionar. Esto último es lo que se evalúa en el certificado energético.

Qué es y cómo se obtiene el certificado energético.

El certificado energético es el documento oficial en el que se determina el grado de eficiencia energética de tu casa.

Para obtenerlo, necesitas ponerte en contacto con un técnico competente para que la visite y pueda tomar datos. Una vez los tiene, debe realizar una simulación con uno de los programas homologados por el Ministerio y conseguir así el certificado.

Lo más importante es que el certificado energético te da una nota de la eficiencia de tu casa: a, b, c, d, e, f o g. La calificación más alta es la A y la G la más baja.

Lo ideal sería que casi todas las viviendas estuviesen en los rangos altos de la eficiencia energética. Sin embargo, en España durante muchos años no se prestó la debida atención al consumo que hacían los edificios, por lo que muchas casas tienen una calificación E o inferior.

Aparte de la calificación, hay varias cosas que debes saber sobre el certificado energético.

etiqueta certificado energético

¿Cuándo es necesario el certificado de eficiencia energética?

Es obligatorio cuando quieras vender tu casa o vas a alquilarla. Piensa que la información es un derecho y que la persona que vaya a vivir en tu vivienda tiene que saber con antelación cuánta energía va a consumir para poder vivir con comodidad.

¿Qué plazo de validez tiene un certificado energético?

El plazo de validez es de 10 años desde la fecha de emisión del mismo.

Además de indicar la eficiencia energética de una casa, ¿tiene algún otro uso este certificado?

En principio no tiene validez legal para nada más.

Sin embargo, en los certificados ser suelen dar recomendaciones para que puedas mejorar la eficiencia energética de tu hogar.

Por ejemplo, puede que tengas demasiada pérdida de energía a través de las ventanas. En ese caso, una de las sugerencias que tendrás en el certificado es que las sustituyas por otras con mejores prestaciones.

Porque, si bien es cierto que si vives en una vivienda que tiene varios años lo más normal es que no sea muy eficiente, eso no significa que te tengas que conformar con ese mal funcionamiento.

De hecho, hay varias cosas que puedes hacer para disminuir el consumo de energía en tu casa sin que tengas que perder con ello confort o calidad de vida.

Cómo mejorar la eficiencia energética de tu casa.

A continuación, te explico cuáles son las cuatro mejores estrategias con las que puedes conseguir que tu casa gaste menos en su día a día son las siguientes:

Instala un aislamiento térmico más eficiente.

Si hay una medida eficaz para reduzcas el consumo de energía en tu casa es esta.

Eso sí, para que esta solución tenga éxito ten en cuenta que debes instalar aislamiento sobre todas las superficies de tu hogar que estén en contacto con el exterior. Paredes, cubiertas y suelos de planta baja.

El aislamiento térmico es como el abrigo de tu casa. Es el que impide que regales al exterior el calor que produce tu calefacción durante los meses de invierno y el que consigue que tu casa se mantenga más fresca durante las olas de calor que hay en verano.

Así que, además de consumir menos energía, gracias a él también mejoras tu calidad de vida.

ventanas de diseño de un salón

Sustituye las ventanas de tu casa por otras más eficientes.

Si vas a mejorar el aislamiento de tu vivienda tal y como te explico en el apartado anterior, lo lógico es que también cambies las ventanas antiguas de tu hogar por otras más eficientes.

Piénsalo. No tiene sentido que mejores la fachada y dejes esas ventanas por las que entra y sale el calor con tanta facilidad.

Mi consejo es que también las sustituyas. Notarás cómo necesitas tirar mucho menos de la calefacción y el aire acondicionado para estar a gusto en tu casa.

Cuarto con lavadora

Compra electrodomésticos más eficientes.

Además de la calefacción, ¿cuáles son los otros aparatos de tu casa que más energía consumen? Exacto. Los electrodomésticos.

Ten en cuenta que algunos, como la nevera, funcionan 24 horas al día. Así que contar con un modelo que gaste el mínimo posible repercutirá directamente en la factura de luz que pagas.

Y no sólo eso. Los electrodomésticos más eficientes no sólo ahorran en electricidad, también consumen menos agua durante su funcionamiento.

Por eso, es una muy buena opción que te plantees cambiar también tu lavadora o tu lavaplatos antiguos por otros más modernos.  A ser posible que tengan la etiqueta A+++, que es la que indica que son los más eficientes.

Ilumina tu casa con lámparas de LED.

Por último, y no menos importante, tienes la posibilidad de reducir el consumo de electricidad que realizas para alumbrar tu casa por las noches.

Está demostrado que las lámparas LED pueden tener la misma potencia de iluminación que las halógenas, pero con un consumo de energía hasta diez veces inferior y con una vida útil entre ocho y diez veces mayor.

Así que, no lo dudes, sustituye desde ya todas tus bombillas antiguas por unas tipo LED. Además, su instalación es tan sencilla que puede que sepas hacerla tú mismo.

Es tu momento.

Ya lo has visto. Invertir en mejorar la eficiencia energética de tu casa es una de las cosas más rentables que puedes hacer por tu hogar. Primero, porque vas a ahorrar en el consumo de energía y, segundo, porque con ello vas a ayudar al medio ambiente.

En caso de que no conozcas hasta qué punto es eficiente o no tu casa, mi consejo es que encargues su certificado energético. Lo más probable es que, si es muy antigua, la calificación que recibas sea baja.

Si esto sucede, no desesperes, tienes margen para mejorarlo. En este artículo te he explicado las cuatro mejores estrategias que puedes seguir para conseguir que tu casa consuma menos electricidad, gas natural o agua.

Ahora es tu turno de ponerte manos a la obra. Por tu bolsillo y por el mundo que te rodea.


P.D.: Algunas de las fotografías que ves son propias. Otras las he sacado de fuentes como Unsplash o Pinterest. Si eres el propietario de alguna avísame y estaré encantada de nombrarte en el pie de foto o retirarla si lo prefieres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra aquí las herramientas que te ayudarán a conseguir un hogar a medida