¿Qué es mejor, vivienda de obra nueva o reformar una de segunda mano?

Si estás pensando en comprarte una casa, lo primero es decidir si va a ser de obra nueva o si vas a reformar una de segunda mano. ¿Conoces ya sus ventajas e inconvenientes? En este artículo las tienes todas para que puedas tomar esta decisión tan importante bien informado.

Ya está aquí. Ya ha llegado el momento de tu vida en el que has decidido comprarte tu propia casa.

Empiezas a buscar información en internet, a preguntar a conocidos y a cotillear inmobiliarias y una duda de asalta: ¿qué me conviene más, comprar una vivienda nueva o reformar una ya usada?

En este artículo vas a encontrar las ventajas y los inconvenientes de cada opción para que puedas tomar por tí mismo la decisión que mejor se ajusta a tus necesidades.

¿Qué es una vivienda de obra nueva?

Cocina de madera

Antes de empezar a desgranar los beneficios y desventajas de cada opción, lo primero es tener claro en qué consiste exactamente cada tipo de vivienda.

La definición de vivienda de obra nueva es sencilla: es aquella que se ha terminado de construir recientemente y que todavía no ha sido utilizada.

De hecho, si se terminó de construir hace varios años no se considera obra nueva aunque nunca haya vivido nadie en ella.

Y, de la misma manera, si a una vivienda se le ha hecho una reforma integral, no se considera obra nueva si ya ha vivido alguna persona con anterioridad a esa reforma.

Ventajas e inconvenientes de las viviendas de obra nueva.

La ventaja más obvia de las viviendas de obra nueva es, precisamente, eso. Que están para estrenar.

Las paredes no tienen ni una raya, el suelo reluce y es su primer dueño quien le quita los plásticos a los electrodomésticos.

Esto para mucha gente no tiene precio.

Por otro lado, es indiscutible que las viviendas de obra nueva entran mucho mejor por los ojos que las de segunda mano.

Es mucho más fácil imaginarse viviendo en una casa de aspecto moderno y recién terminada que en una con varios años a la que es posible que haya que cambiar su distribución, sustituir materiales y demás trabajos.

Eso sí, las viviendas nuevas tampoco son la panacea y cuentan con una gran desventaja: tienen muy pocas opciones de personalización.

Si compras una casa sobre plano, es posible que la promotora te permita elegir los azulejos de los baños, pero poco más. Y si ya está terminada ni eso.

De hecho, no son pocas las personas que, nada más comprarse una vivienda de obra nueva, deciden reformarla para adaptarla mejor a sus necesidades y a sus gustos.

Porque, y esta es la paradoja, cuando te compras una casa para vivir tú. Para crecer y disfrutar en ella, ¿no debería ser la casa la que se adaptase a ti como un guante y no al revés?

Con la obra nueva esto es imposible.

Foto test portada

CALCULADORA: CONOCE AQUÍ EL PRECIO DE UN ARQUITECTO PARA TU REFORMA

¿Necesitas un arquitecto para tu reforma? Averigua con este sencillo test cómo puede ayudarte este profesional y cuál debe ser tu inversión para contratarlo.

Qué se considera una vivienda de segunda mano.

Las viviendas de segunda mano son todas las demás, es decir, aquellas que no cumplen con los criterios para considerarse de obra nueva:

  • Bien porque fueron construidas hace tiempo.
  • O bien porque ya han sido habitadas por otros inquilinos o propietarios.

Ventajas y desventajas de las viviendas de segunda mano.

La principal ventaja de las viviendas de segunda mano suele ser su ubicación.

Piénsalo. Hay muchas más viviendas de este tipo que de las de obra nueva. De ahí que sea más fácil encontrarlas a la venta en barrios ya consolidados y más cerca del centro de las ciudades.

De hecho, en determinados municipios como Madrid, si quieres comprarte una vivienda de segunda mano es posible que encuentres una que se ajuste a tus necesidades en casi cualquier distrito, mientras que si buscas obra nueva te va a tocar sí o sí irte a vivir a las afueras.

Eso sí, el mayor inconveniente a la hora de encontrar una vivienda de segunda mano adecuada está en el esfuerzo mental que hay que hacer para ver más allá del aspecto que tiene ahora. 

Para ver cuáles son las posibilidades que puede tener esa casa una vez reformada.

Salón ambiente cálido

Qué tener en cuenta a la hora de comprar una vivienda de segunda mano para reformar.

En este artículo está explicado más en detalle, pero los requisitos para comprar una vivienda de segunda mano que al reformar encaje con lo que su propietario necesita son básicamente estos tres:

Baño de terrazo

1. Que el inmueble en el que esté ubicada se encuentre en buen estado.

No hace falta que sea nuevísimo y con la imagen más moderna, pero sí que se encuentre en buen estado. Asegúrate de que el edificio no tiene grietas o humedades y de que ha pasado la última ITE (Inspección Técnica de Edificios) holgadamente.

2. Que tenga suficiente luz natural.

La luz del sol es fundamental para el bienestar de las personas dentro de los edificios. Asegúrate de que tiene suficientes ventanas y de que los espacios a los que dan son calles, patios o plazas con suficiente luminosidad.

3. Que tenga los metros cuadrados útiles que necesitas.

Olvídate de la distribución que tiene ahora y de los materiales interiores. Con una reforma integral y un buen asesoramiento por parte de un profesional vas a poder cambiar su interior por completo.

Por eso, de lo que te tienes que asegurar es de que su superficie sea suficiente para contener la casa que necesitas. Y no vale con cualquier número. 

Debe ser la superficie útil (y no la construida) aquella en la que te dijes para tener una idea realista del tamaño que tiene esa casa.

Ojo con los pisos de segunda mano recién reformados.


Si te fijas, en este artículo en todo momento estoy hablando de comprar un piso de segunda mano para reformar, no de uno que esté recién arreglado.

¿La razón? Cuando un propietario decide reformar un piso para venderlo después solo tiene un objetivo en mente: ganar todo el dinero posible.

Es muy frecuente ver pisos a la venta que están recién reformados con unas calidades muy bajas para el dinero que se pide por ellos. Lo que pasa es que los vendedores saben que, al igual que con la obra nueva, los pisos recién arreglados son mucho más atractivos que los que no lo están y se aprovechan de ello.

Además, si estás buscando una casa que se adapte a ti, ¿para qué vas a comprar una ya reformada? Perderás la ventaja de poder hacerlo a tu gusto y elegir por tí mismo las calidades de los materiales.


¿Qué sale más barato, reformar o comprar?

Puede parecer que sea más caro una vivienda de segunda mano para reformar porque hay que hacer dos inversiones importantes: la de la reforma y la de la propia vivienda.

Sin embargo, en la mayoría de los casos cuesta más comprarse una casa de obra nueva que una antigua y reformarla.

¿La razón? El efecto nuevo.

De la misma manera que un coche recién salido del concesionario es mucho más caro que uno de kilómetro cero (aunque su uso haya sido mínimo), lo mismo ocurre con las viviendas.

Eso sí, esa sensación dura poco.

La construcción avanza, se desarrollan nuevos materiales y se ponen de moda otros acabados.

Por eso, si tu idea es comprarte una casa para vivir en ella durante muchos años, ¿qué sentido tiene que sea de obra nueva solo por el mero hecho de serlo?

Ese efecto desaparece en poco tiempo, pero tú vas a vivir ahí durante muchos años.

Rincón con estantería

¿Obra nueva o comprar y reformar de segunda mano? Conclusiones.

Si estás de acuerdo con lo que has leído hasta aquí, entonces es probable que para ti la decisión también esté clara:

Salvo que te hayas enamorado profundamente de una vivienda de obra nueva, te compensa a todos los niveles comprarte una casa de segunda mano y reformarla a tu gusto.

Eso sí, esa reforma no puede ser cualquier cosa. Te estás comprando una casa para ti, para vivir en ella durante muchos años.

Por eso, te recomiendo que cuentes desde el principio con la ayuda de un profesional arquitecto o interiorista. Uno que sea independiente, que no venga de parte de ninguna otra empresa para que se centre en ti, en tu proyecto y en tus necesidades.

¿Conoces ya la inversión que debes hacer para contratarlo? Si no es así, a continuación te dejo este test con el que podrás saberlo.

Porque cualquier buena reforma empieza haciendo cuentas. Sabiendo cuánto presupuesto se necesita para tener el hogar que siempre has deseado:


Foto test portada

CALCULADORA: CONOCE AQUÍ EL PRECIO DE UN ARQUITECTO PARA TU REFORMA

¿Necesitas un arquitecto para tu reforma? Averigua con este sencillo test cómo puede ayudarte este profesional y cuál debe ser tu inversión para contratarlo.

P.D.: Las fotrografías que ves son de fuentes como Unsplash o Pinterest. Si eres el propietario de alguna avísame y estaré encantada de nombrarte en el pie de foto o retirarla si lo prefieres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elebé - Arquitecta en Madrid
C. de los Narcisos, 29, 3 derecha, 28016 Madrid - TLF. 696 25 25 59 - info@elebearquitectura.com
© Copyright 2022 - Branding & Diseño Web por Croqueta Studio
C. de los Narcisos, 29, 3 derecha, 28016 Madrid - TLF. 696 25 25 59 - info@elebearquitectura.com
© Copyright 2022 - Branding & Diseño Web por Croqueta Studio