Shhh... ¿quieres dejar de oír a tus vecinos?

¿Sientes que escuchas todo lo que hacen tus vecinos? ¿Te gustaría no tener que despertarte cada vez que pasa el camión de la basura bajo tu ventana? En este post te explico cómo amortiguar todos esos ruidos que no te dejan descansar en tu hogar. Para que puedas, por fin, dejar de oír el tráfico, los pasos o las conversaciones de los que te rodean.

¿Sabías que vivimos en el país más ruidoso de Europa y el segundo del mundo?

Seguro que cuando has viajado al extranjero has notado que los españoles somos los que hablamos en voz más alta. Y los que más fiestas y eventos familiares celebramos en nuestros hogares.

Sin embargo, cuando eres tú el que necesita estar tranquilo en tu casa todo ese bullicio te molesta. Es normal. Tu hogar es también tu remanso de paz y el lugar en donde descansas.

Así que, si sientes que oyes a tus vecinos más de lo normal, o te despiertas cada vez que pasa el camión de la basura bajo tu ventana, te animo a que continúes leyendo este post.

En él te voy a explicar qué técnicas puedes aplicar para reducir el ruido en el interior de tu vivienda. Para que sólo tengas que escuchar aquellas voces, pasos y ruidos que tú quieras.

Por qué es importante para tu salud el bienestar acústico.

Estantería con discos de vinilo

Al sonido molesto se le denomina ruido.

Está demostrado que el exceso de ruido puede producir tanto estrés físico como psicológico. Y, como consecuencia, dar lugar a problemas cardiovasculares o dificultades para concentrarse en tareas como trabajar o estudiar.

Incluso se sabe que el exceso de ruido a lo largo del día puede alterar los ciclos de sueño por la noche. Y, por supuesto, causar pérdidas de audición a largo plazo.

Por eso, si te fijas, en la mayoría de las oficinas modernas apenas se escuchan los pasos o las conversaciones de la gente. Para que los trabajadores puedan hacer sus tareas con más facilidad.

Y aquellos restaurantes que están mejor valorados suelen ser en los que se puede charlar de manera cómoda sin tener que molestar al resto de comensales.

No obstante, hasta hace poco no se tenía apenas en cuenta el confort acústico en el diseño de viviendas.

Puede que este sea tu caso. Que vivas en una casa en donde oyes demasiado lo que hacen tus vecinos. O lo que ocurre en tu calle.

Dime qué casa tienes y te diré cómo es su aislamiento acústico.

Si tu casa está construida a partir del año 2006, que es cuando entró en vigor el Código Técnico de la Edificación (CTE), lo más seguro es que cuente con un aislamiento acústico decente.

El CTE establece que entre tu vivienda y la contigua debe haber un aislamiento acústico de al menos 50dBA. Y entre tu casa y el exterior, en función del ruido que haya fuera, habrá uno entre los 30dBA y los 47dBA.

Con todo, puede que oigas ruidos ajenos a tu casa porque ésta tenga defectos de construcción, aunque sea una vivienda moderna. O puede que vivas en un edificio muy antiguo en donde no se aplicó esta normativa a la hora de construirlo.

En cualquier caso, si crees que escuchas ruidos ajenos a tu hogar con demasiada intensidad debes saber que existen varias maneras para amortiguarlos. Pero antes conviene que conozcas qué categorías hay y de qué manera se propagan.

Qué tipos de ruido existen y cómo llegan hasta tu casa.

Además de por el aire, las ondas sonoras también se pueden transmitir a través de elementos sólidos o líquidos.

Por eso, a los distintos ruidos que llegan hasta tu casa se los puede clasificar en función del medio por el que se propagan

Ruidos aéreos.

Son los sonidos molestos que se transmiten a través del aire.

A este grupo pertenecen la mayoría de los ruidos que te llegan desde la calle, como las conversaciones de la gente o el tráfico.

Y también pertenecen a él los ruidos que te llegan de tus vecinos cuando ponen la televisión o la música muy alta. Y cuando hacen una fiesta hasta bien entrada la madrugada.

Ruidos de impacto.

Consisten en aquellos sonidos que producen tus vecinos al golpear algo sólido, como cuando andan o mueven mobiliario. Son muy molestos porque, a pesar de no ser muy intensos, se transmiten a través de los materiales de tu vivienda y llegan a ti sin estar casi amortiguados.

Por eso escuchas a la perfección a tu vecino del piso de arriba cada vez que se mueve por su casa. Como si pesara varias toneladas. O como si tuviese unos talones de acero con los que va perforando el suelo a su paso.

Salón con televisor

Como ves ni todos los ruidos son iguales ni se propagan de la misma manera. Por eso existen diferentes maneras de protegerte contra ellos.

Las seis formas que tienes para mejorar la acústica de tu casa.

Existen diversos métodos que puedes aplicar para aislar mejor tu casa y conseguir la tranquilidad que estás buscando. Éstos varían en función de la intensidad del ruido que recibes y de cuánto tiempo y dinero quieras invertir para conseguirlo.

A continuación tienes el listado, que va desde lo más sencillo y menos eficaz hasta lo más completo y eficiente:

Silla en comedor

Habla con tus vecinos más molestos.

Si no quieres hacer obras en tu casa lo primero que debes hacer es aplicar el sentido común.

Cuando recibes ruidos molestos por parte de un vecino en concreto lo lógico es que hables con él, le expliques el problema, e intentes que sea más cuidadoso en el futuro.

Si tienes suerte y esa persona es sensible a tu problema en seguida notarás una mejoría en tu casa.

Utiliza elementos de decoración para absorber el ruido.

Otra buena manera de mejorar la acústica en tu casa es colocar textiles que absorban el ruido.

¿Te has fijado alguna vez en que las habitaciones vacías tienen mucho más eco que las amuebladas? Si colocas cortinas, moquetas o alfombras reducirás sensiblemente el ruido indeseado.

Eso sí, como te puedes imaginar colocar textiles y hablar con tus vecinos reduce el ruido en tu casa siempre que no venga del exterior ni sea muy intenso. Si convives con sonidos más molestos y quieres reducirlos de verdad vas a tener que hacer obras.

Un buen momento para mejorar la acústica de tu casa puede ser cuando vayas a hacer una reforma integral.

Mejora el aislamiento de la fachada de tu casa.

Si lo que te molestan son los ruidos de la calle lo más probable es que sea porque no tienes suficiente aislante acústico en la fachada. Para solucionarlo hay que rellenar su cámara de aire con algún tipo de aislante. Puede ser lana de roca o espuma de poliuretano.

Además, ten en cuenta que si decides arreglar la fachada de tu casa conviene que sustituyas también las ventanas por otras con mejores prestaciones. Así evitarás que el ruido siga penetrando a través de ellas.

Puedes utilizar vidrios con aislamiento acústico, que son especiales para proteger tu casa del ruido que llega desde el exterior.

Construye dobles paredes con tus vecinos colindantes

Cuando lo que te interesa es dejar de oír los ruidos de la vivienda que tienes al lado debes pedir en la reforma que te levanten una doble pared pegada al muro que os separa.

En ella puedes colocar más aislamiento acústico que amortigüe de manera eficaz los ruidos que produce tu vecino. Perderás unos centímetros de tu vivienda, pero a cambio dejarás de oír su televisor o sus conversaciones privadas.

Ganarás en calidad de vida.

Cocina con muebles negros

Aíslate de tu vecino de arriba.

Esto es lo más difícil de todo: dejar de oír las pisadas que produce tu vecino del piso de arriba.

Como has leído en este artículo, sus pasos producen ruido de impacto que se transmite hasta ti a través de los materiales que forman tu casa.

Lo más eficiente sería que tu vecino levantase el suelo de su vivienda y colocase una lámina anti-impacto debajo. De esta manera se amortiguaría el ruido antes de que llegase a la estructura del edificio y se repartiese por él a gran velocidad.

Pero, como lo más seguro es que no quiera hacerlo, tendrás que hacer tú las obras correspondientes en tu casa para intentar subsanarlo.

Para ello debes colocar un doble techo en tu casa con aislante acústico. Con esto no vas a conseguir eliminar estos ruidos por completo, pero sí los reducirás de manera considerable.

Utiliza a la vez todas las técnicas anteriores.

¿Quieres protegerte de manera efectiva de todos los ruidos que llegan hasta el interior de tu hogar? Entonces aísla por completo tu casa con los métodos que te he explicado en los puntos anteriores. Amortigua el ruido en todos los suelos, paredes y techos.

La única manera de asegurarte de que los sonidos indeseados no penetran al interior de tu casa es rodeándola por completo con aislantes acústicos. De esta manera ningún ruido se colará a través de rendijas o elementos constructivos débiles.

Y no sólo eso. Si aíslas toda tu casa ahorrarás energía en calefacción puesto que mejorarás su eficiencia energética.

La mejor manera para acabar con los ruidos indeseados en tu casa.

Además de molesto, el ruido en el interior de tu casa afecta de manera negativa a tu salud.

Sin embargo, no ha sido hasta hace poco cuando se ha obligado por normativa a que las viviendas estén aisladas acústicamente con respecto a sus vecinas y al ruido exterior. Así que, si vives en una casa moderna y de calidad, no tendrás este problema.

Pero cuando tu hogar está en un edificio antiguo o tiene defectos ocultos de construcción la cosa cambia. Y puede que oigas tanto a tus vecinos como lo que pasa en la calle más de lo que deberías.

Para protegerte, primero debes identificar qué tipo de ruido es el que te llega. Si es aéreo o de impacto.

Puedes empezar por hablar con tus vecinos más molestos y pedirles que sean más cuidadosos. O decorar tu casa con textiles que amortigüen el ruido.

Y si la cosa es más seria conviene que hagas obras. Una opción es aislar las zonas específicas de las que procede el ruido. O proteger tu casa al completo para asegurarte que ningún ruido se cuela hacia el interior de tu vivienda.

En cualquier caso, es importante que cuides el ambiente sonoro en el que vives. Que protejas tu casa de ruidos indeseados para que tu bienestar no se vea afectado. Y que puedas tener así una buena calidad de vida.

Dormitorio con pared verde

P.D.: Las fotografías que ves las he sacado de Unsplash y Pinterest. Si eres el propietario de alguna avísame y estaré encantada de nombrarte en el pie de foto o retirarla si lo prefieres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra aquí las herramientas que te ayudarán a conseguir un hogar a medida