¿Sabes cómo comprar un piso para reformar? Aprende aquí cuáles son las claves más importantes.

¿Estás pensando en comprarte un piso? Si es así habrás visto muchos cuya ubicación te gusta y tienen los metros cuadrados que necesitas. El único problema que tienen es que son pisos para reformar y no estás seguro de si vas a saber elegir cuál es el adecuado para ti.

¿Conoces en qué debes fijarte a la hora de comprarte una vivienda antes de reformarla? En este post te lo cuento paso a paso.

Tipos de pisos de segunda mano.

Existen dos tipos de viviendas que se ofertan en el mercado de segunda mano:

  • Aquellas a las que ya se les ha hecho una obra de reforma.
  • Las que se venden sin reformar.

Cuando buscas un piso para comprar de segunda mano es posible que te sea difícil fijarte en aquellos que están sin reformar. Las fotografías son poco atractivas, el mobiliario se ve antiguo, la cocina y los baños están pasados de moda, etc.

En cambio, los pisos que se venden con la obra ya hecha suelen gustar mucho más. Tienen mejores fotografías, un diseño más moderno y el aspecto impoluto que sólo poseen las casas que están recién pintadas.

Lo que pasa con las viviendas que se venden ya reformadas es que no conoces cómo se ha hecho la obra. No sabes cómo están las tripas de esa casa. Si los tabiques, instalaciones, sellados, etc. se han ejecutado bien y no vas a tener problemas en el futuro. Estás comprando a ciegas.

Imagen de una cocina
Si no conoces cómo está ejecutada la obra de una casa estás comprando a ciegas.

Además, al estar la obra ya ejecutada no puedes elegir los materiales y acabados que te gustarían. Te pierdes la posibilidad de personalizarlo.

Es posible que no te maraville el nuevo suelo que se ha colocado. O que hubieras preferido tener las paredes pintadas de un color distinto a como están ahora.

Pero, ¿vas a meterte a arreglar todas esas cosas que no te convencen en una casa a la que se le acaba de hacer una obra? ¿No te compensa más comprar una vivienda para reformar y hacerlo todo a tu gusto?

Comprarte un piso para reformar te permite hacer la obra que tú necesitas, eligiendo qué empresas lo llevan a cabo, qué materiales quieres colocar y cuánto quieres invertir en ello.

Aspectos fundamentales que debes considerar a la hora de comprar un piso de segunda mano para reformar.

Como ya has visto, una vivienda que está sin arreglar puede resultar muy poco atractiva a primera vista. Por eso, lo primero que debes hacer cuando estés buscando cuál es la adecuada para ti es obviar el aspecto y la distribución que tiene ahora mismo. Tienes que ir más allá.

En lo que sí te tienes que fijar es en lo siguiente:

Características externas al piso.

Son aquellas que no dependen de cómo es la vivienda en sí, si no más bien de dónde está ubicada. Con esto no me refiero al tipo barrio, que depende de tus preferencias, sino a las particularidades específicas que tiene el lugar en el que está situada tu futura casa.

La situación de tu piso va a influir en la cantidad de radiación solar que puede recibir. Y esto va a repercutir en la cantidad de luz natural y calor que va a tener tu casa durante todo el año:

  • ¿En qué tipo de calle está ubicado?

Es conveniente que te fijes en las proporciones que tiene la calle. Si es muy ancha y tiene edificios muy bajos, entonces recibirá más radiación solar. Si en vez de eso es muy estrecha y con edificios muy altos ocurrirá al contrario.

También es importante que observes si es una calle arbolada y si esta vegetación está muy próxima al edificio, porque podrá hacer de barrera y tamizar los rayos del sol que llegan hasta tu casa.

Ejemplo de calle estrecha
Las proporciones de la calle son importantes. Esta tiene edificios bajos, pero a la vez es bastante estrecha.
  • ¿En qué planta está?

No es lo mismo vivir en un primer piso que en un ático. Cuanto más alta sea la planta del edificio en donde esté situada la vivienda mayor será la incidencia del sol hacia su interior.

  • ¿Qué orientación tiene?

La orientación también influye en la cantidad y el tipo de luz que entra hacia el interior de los edificios. Como norma general se suelen preferir las casas orientadas a sur porque son las que reciben la mayor cantidad de luz vertical durante todo el año.

Las orientaciones este y oeste reciben la radiación solar por la mañana y por la tarde. Si encuentras un piso que te gusta, pero está orientado hacia el oeste, fíjate si tiene algún elemento constructivo que protege tu casa de la luz del atardecer, que es cuando va a ser más molesta. Una solución muy buena para esto son las celosías móviles, por ejemplo.

Celosía móvil
Esto es un ejemplo de celosía móvil. Cuando están cerradas permiten el paso del aire hacia el interior a la vez que dan sombra.

Como puedes ver, las tres variables anteriores provocan que tu casa reciba más o menos cantidad de luz solar. De entrada, que un piso tenga buena luz siempre es positivo, pero hay que tener cuidado para no pasarse.

No siempre se trata de conseguir que la incidencia del sol sea la máxima posible, porque a mayor cantidad de luz solar también más calor en verano. Tampoco es cuestión de que sea al revés y evites la luz a toda cosa.

Lo importante es que la cantidad de luz solar que reciba tu vivienda esté equilibrada.

Te voy a poner un ejemplo:

Hace muchos años mi abuela se compró un pequeño apartamento para vivir en un barrio del centro de Madrid. El piso por dentro era perfecto para ella. Tenía una buena distribución, unos ventanales enormes a la calle y una terraza muy agradable.

Sin embargo, la vivienda estaba situada en una calle muy estrecha repleta de árboles. A pesar de tener una buena orientación, las proporciones de la calle hacían que ésta fuese muy oscura. Además, aunque era un cuarto piso, los árboles que tenía a tres metros de sus ventanas eran tan grandes que impedían que entrase gran cantidad de luz.

Al final, mi abuela se tuvo que conformar con encender las luces dentro de su casa, aunque fuera hiciese un sol resplandeciente.

Calle con muchos árboles
El exceso de vegetación puede dar lugar a calles muy oscuras.

Como puedes ver en este ejemplo, el piso de mi abuela tenía las tres variables que te he mencionado muy descompensadas y, como resultado, su casa tenía muy poca luz. Es posible que si, en vez de vivir en un cuarto piso hubiese vivido en un noveno, los árboles no hubiesen llegado hasta su terraza y filtrado parte de la luz.

O, a lo mejor, si su vivienda hubiese estado en una calle más ancha, ésta hubiera recibido más luz durante el día y se habría compensado el efecto sombra que producían los enormes árboles.

Características del interior del piso.

Son aquellas que están relacionados con la forma, la distribución y la ubicación de los distintos elementos que conforman tu casa.

  • Forma del piso y superficie de fachada a la calle.

¿Qué forma tiene tu piso? ¿Es muy profundo y con poco frente a la calle? ¿O por el contrario tiene amplia fachada al exterior con enormes ventanales?

Aparte de los factores externos que ya hemos comentado en el punto anterior, la forma que tenga tu vivienda también va a influir en lo luminoso que pueda ser su interior. Cuanto más profundo sea el piso mayor necesidad de luz natural tendrá.

Si tu casa está situada en una calle con una equilibrada cantidad de luz solar, entonces cuanta más superficie de fachada a la calle tenga mejor. De esta manera recibirá más luz natural.

En cambio, si tu piso tiene poca fachada exterior y muchos patios interiores, será mucho más oscuro por muchas ventanas que tengas.

Interior con gran ventanal
Si tu piso está en una calle con una cantidad de luz solar equilibrada cuantas más ventanas tenga mejor.
  • Disposición de los baños y la cocina.

Al hacer una obra en tu vivienda debes tener claro que los baños y la cocina son los elementos más difíciles de cambiar de sitio. No es algo imposible y se pueden mover hasta un metro desde su posición original en casi todas las reformas, pero lo que no se puede hacer es desplazarlos hasta la otra punta de la casa.

Cuando vayas a visitar el piso que te interesa solicita los planos a la persona que te lo vende. Te recomiendo que se los enseñes a un profesional, tal y como te explico en este artículo, para que te dé su opinión y te puedas hacer mejor a la idea de las posibilidades que tiene la casa en la que estás interesado.

El mayor condicionante para modificar la distribución de un piso a la hora de hacer una reforma es la situación de los baños y la cocina.

  • El confort térmico en tu casa.

Muchas personas evitan preguntar por las instalaciones cuando se van a comprar un piso porque es un tema bastante técnico que no comprenden. Si este es tu caso, te sugiero que te centres en preguntar una cosa: cómo es el sistema de calefacción de la vivienda.

Es importante que sepas si el edificio en el que está situado el piso que te interesa tiene instalación de gas. En ese caso, puedes tener un sistema de calefacción con caldera de este tipo. Si, por el contrario, el edificio no dispone de esta instalación no vas a poder tener este tipo de caldera, aunque la prefieras a una eléctrica.

Imagen de un radiador
Es importante saber si el edificio en donde está ubicado el piso para reformar tiene instalación de gas.

Utilizar gas como combustible para la calefacción siempre sale más barato que la electricidad.

Como puedes ver, lo ideal es que tu futura casa sea un piso que tenga mucha superficie de fachada a la calle, con grandes ventanas para tener una buena iluminación interior.

Además, debe contar con una distribución interior flexible, en la que la posición actual de los baños y la cocina permitan una reforma que se adapte a lo que tú necesitas.

Por último, es conveniente que el inmueble en el que está ubicada la vivienda tenga instalación de gas para que puedas utilizarla en el sistema de calefacción de tu casa si así lo deseas.

¿Conoces cuáles son los cinco pasos esenciales de todo proyecto de reforma? Descárgate aquí la guía para tener toda la información completa.

Lo que te recomiendo que hagas cuando vayas a ver un piso para reformar.

A la hora de comprarte un piso, puede parecer más complicado optar por uno que esté sin reformar que por uno que ya esté arreglado. Sin embargo, es cuestión de que aprendas cuáles son las características más importantes en las que debes fijarte.

Los aspectos fundamentales que debes tener en cuenta para elegir la vivienda más adecuada para ti no son tantos, pero sí son todos imprescindibles. Espero que este post te haya servido para conocerlos.

Recuerda que unas características dependen de la ubicación del piso (tipo de calle, planta y orientación) y otras de cómo está configurada esa casa por dentro (forma, ubicación de cuartos húmedos e instalación de calefacción).

Puedes hacer una lista con todo lo que te he comentado aquí y llevarla en la próxima visita que hagas a una casa. Estoy segura de que te ayudará a clarificar tus ideas y a elegir cuál es la más adecuada a tus necesidades.

Persona escribiendo
Te recomiendo que hagas una lista con todos los aspectos a confirmar cuando vayas a ver el próximo piso.

*Las fotografías que ves las he sacado de Unsplash y Pinterest. Si eres el propietario de alguna avísame y estaré encantada de nombrarte en el pie de foto o retirarla si lo prefieres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra aquí las herramientas que te ayudarán a conseguir un hogar a medida