Cómo diseñar un dormitorio para que sea más amplio, luminoso y cómodo.

Dos claves y tres trucos sencillos para que puedas mejorar el diseño de tu dormitorio.

“Más de la mitad de los españoles no duerme bien y utiliza el fin de semana para recuperar las horas de sueño perdidas”. Esta fue la conclusión de una encuesta realizada por Ipsos en 2019 con motivo del Día Mundial del Sueño.

¿Y por qué se duerme tan mal en España? Las respuestas a esta pregunta suelen ir asociadas al estrés, al estilo de vida, o al mal uso de las nuevas tecnologías.

Sin embargo, hay algo que se suele obviar cuando se hacen este tipo de preguntas: ¿están los dormitorios españoles bien diseñados?

Y no me refiero a tener un dormitorio decorado con unos muebles de revista. Sino más bien a que funcione. Que te resulte cómodo en tu día a día. Y en el que puedas descansar bien por las noches.

En este post vas a encontrar consejos y trucos para tener un dormitorio tan bien distribuido, iluminado y diseñado como para que no quieras salir de él en todo el día. Palabra.

Clave 1: ¿Cuál es la correcta posición del mobiliario en un dormitorio?

En cualquier dormitorio existen fundamentalmente dos tipos de muebles:

  • Los que sirven para el descanso: camas, literas, futones.
  • Los que sirven para el almacenamiento: armarios, cómodas, mesillas de noche.

Cada uno de ellos se coloca en tu dormitorio de una manera de acuerdo con la función que tienen y cómo te mueves alrededor de ellos.

La posición de la cama.

La debes colocar siempre con el cabecero adosado a una pared perpendicular a la ventana. Así la luz natural te dará de lado cuando estés tumbado en ella.

Si, por ejemplo, decidieras colocar el cabecero de la cama justo debajo de la ventana, te resultaría muy molesta la luz del amanecer. Tendrías que bajar la persiana por completo todos los días del año para poder dormir a gusto.

Es muy importante, también, que tengas en cuenta el espacio que debes dejar alrededor de ella.

Tu cama no debería estar pegada a ninguna pared. Lo suyo es que tengas espacio a ambos lados para acceder a ella.

Debes dejar como mínimo un espacio de 40 centímetros a cada lado. Te será más fácil así hacer la cama o limpiar tu dormitorio todos los días.

Diseño dormitorio. Cama
Lo mínimo son 40 centímetros, pero si puedes dejar más espacio a cada lado de la cama lo agradecerás todos los días.

La posición de los muebles de almacenamiento.

Los armarios son, tras los muebles destinados al descanso, el mobiliario de mayor tamaño que tienes en tu dormitorio.

Lo más importante para que su uso te resulte cómodo, es que dejes un buen espacio delante de ellos para poder cambiarte de ropa.

Piénsalo. Debes estar con la puerta del armario abierta mientras eliges con qué te vas a vestir cada día. Si además esa puerta tiene un espejo, querrás estar a una distancia suficiente como para poder verte el cuerpo entero.

El espacio mínimo que debes dejar delante de un armario para realizar todas estas actividades es de, al menos, 90 centímetros de ancho. Y, si es más, mejor.

En el caso de las cómodas y mesillas de noche, el espacio que puedes tener delante de ellas es menor si ya cuentas en tu dormitorio con otra área en donde poder cambiarte de ropa.

Extra. La posición del mobiliario de estudio.

Si en tu dormitorio además de dormir y vestirte vas a realizar actividades de estudio, debes tener en cuenta en dónde vas a colocar el escritorio y su silla correspondiente.

Lo ideal es que coloques este mobiliario lo más cerca posible de la ventana. Perpendicular a ella.

Así la luz del día no te dará directamente en la cara, deslumbrándote, y obligándote a bajar las persianas.

Escritorio en un dormitorio
Vas a ver peor la pantalla del ordenador si tienes una ventana justo en frente de tu escritorio.

Clave 2: ¿Cómo se puede mejorar el control de la luz en tu dormitorio?

Tanto la falta de luz, como el exceso de ella, son perjudiciales para tu salud. Esto se hace más evidente en estancias como el dormitorio, que están pensadas para el descanso.

Por eso, es importante que aprendas a regular la luz de tu cuarto.

La luz natural.

Tener una buena luz natural en el dormitorio es algo fundamental para que sea una estancia de calidad. No sólo te aporta bienestar, sino que también supone unos importantes ahorros en el consumo de luz eléctrica.

Sin embargo, es posible que no siempre quieras que la luz natural entre con toda su intensidad a tu dormitorio. Esto te puede pasar en pleno verano, cuando además de la luz del sol penetra hacia tu cuarto todo el calor del exterior.

Por eso, conviene disponer de algunos de los siguientes elementos que te ayuden a regularla.

  • Cortinas y estores.

Además de aportarte privacidad para que no te vean desde la calle, sirven para tamizar la luz natural de manera muy leve.

Eso sí, no te van a resguardar del fuerte calor que hay durante los meses de verano.

Estor y cortina en ventana
Los estores pueden ser de tela, de plástico, de fibras naturales… Hay infinidad de materiales.
  • Persianas y contraventanas.

Son elementos sólidos y opacos y los que consiguen que tu cuarto esté en total oscuridad.

Si están colocados por el lado externo de las ventanas las protegen. Y evitan que el sol en verano las caliente y suba la temperatura de tu habitación en exceso.

La luz eléctrica.

En cuanto a la iluminación eléctrica, conviene que conozcas qué tipos de luces hay y cuáles son las más útiles para tu dormitorio. También es importante que sepas cómo colocar sus interruptores para que su manejo te resulte más cómodo.

  • Luces de techo.

Tu dormitorio cuenta, con toda probabilidad, con un punto de luz en el techo para iluminar de manera general toda la estancia.

Si tu cuarto es muy pequeño, esta luz te será más que suficiente para moverte por él. En caso contrario, es muy recomendable que complementes esta iluminación con luces orientadas hacia sitios concretos.

Lo más habitual es utilizar luces que enfoquen hacia el interior de los armarios. Así podrás ver con claridad lo que tienes guardado en su interior incluso por la noche.

  • Lámparas y luces de pared.

Lo suyo es tener una a cada lado de la cama, sobre las mesillas de noche. Serán las que utilices para leer antes de dormir. O las primeras que enciendas si te despiertas por la noche.

También es conveniente que tengas este tipo de luces encima del escritorio si vas a estudiar en el cuarto. Te resultarán más confortables para esta actividad que las luces generales del techo.

Diseño dormitorio. Lampara
Las luces que coloques a ambos lados de la cama pueden ser de pared como la que ves en esta imagen.
  • Colocación de los interruptores.

Para encender y apagar las luces del techo es muy cómodo tener un interruptor en la entrada al dormitorio y otros dos a cada lado de la cama. Así podrás apagar las luces por la noche justo antes de acostarte.

Si tienes luces empotradas en la pared para iluminar elementos puntuales, con que coloques unos interruptores al lado para encenderlas es suficiente.

Los tres trucos extra.

¿Quieres completar el mobiliario de tu cuarto para terminar de sacarle el máximo partido?

Te dejo aquí tres consejos adicionales para hacer que tu dormitorio funcione aún mejor:

Alfombras.

Si compartes habitación con otra persona puedes colocar alfombras en el suelo para amortiguar el sonido de tus pasos y no molestar al otro cuando está durmiendo. Debes colocarlas a los lados de la cama y en el espacio que queda delante de los armarios.

Otros espacios de almacenamiento.

En caso de que necesites más espacio de almacenamiento en tu dormitorio puedes utilizar el área que hay debajo del colchón de tu cama para ello.

Muchas estructuras de camas están ya diseñadas para que puedas guardar cosas bajo ellas, tal y como puedes ver en los ejemplos que te dejo aquí y aquí.

Banco a los pies de la cama.

¿Dispones de mucho espacio a los pies de la cama? Entonces puedes aprovecharlo para colocar un banco. Te resultará muy útil cuando te vayas a cambiar de ropa.

Diseño dormitorio. Banco
Además de poder sentarte cuando te vayas a cambiar de ropa, puedes colocar debajo del banco cestos para almacenar aún más cosas.

Por qué es importante tener un dormitorio bien diseñado.

Para que tu dormitorio funcione bien es indispensable que tenga una buena distribución e iluminación.

Debes conocer el tipo de mobiliario que vas a utilizar en tu cuarto. Qué posición debe ocupar con relación al resto de elementos de la habitación y qué espacio debes dejar alrededor para poder utilizarlo.

También es fundamental que entiendas la importancia que tiene la iluminación de tu cuarto. Tanto la luz natural como la luz eléctrica se pueden controlar y adaptar al momento del día y a la actividad que estés realizando.

Por último, se le puede sacar un partido extra al mobiliario que coloques. Puedes amortiguar el ruido, aumentar el espacio de almacenamiento o realizar tareas de manera más cómoda.

Espero que este post te haya resultado útil para organizar mejor tu dormitorio. Porque si tu cuarto funciona bien habrás dado el primer paso para mejorar tu descanso.

*Las fotografías que ves las he sacado de Unsplash y Pinterest. Si eres el propietario de alguna avísame y estaré encantada de nombrarte en el pie de foto o retirarla si lo prefieres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentra aquí las herramientas que te ayudarán a conseguir un hogar a medida